Cuando una empresa es creada, normalmente el movimiento de dinero que genera es pequeño, así mismo como el tamaño de la compañía. Pero a medida que esta va creciendo, es necesario darse a conocer ante un mayor público, y aquí es donde entra el brand marketing.

En algún momento, vender en un solo lugar no va a dar abasto, por lo que es necesario poner en practica algunas estrategias del mercadeo, y una de ellas es el marketing de marca.

¿Qué es el brand marketing?

Como lo mencioné antes, es una de las herramientas que nos brinda el mercadeo y está totalmente dedicada en dar a conocer la marca, el nombre de la empresa, sus productos y todo lo que tenga que ver con la compañía.

El mercadeo de marca les muestra a los clientes las fortalezas de la empresa, ya sea calidad, originalidad o confianza, que son buenas razones para que los clientes inviertan en los productos.

El brand marketing busca que la marca se quede grabada en la mente de cada cliente, porque a futuro, cuando escuchen el nombre o vean el logo, se acordarán porque una emoción, un sentimiento fue ligado entre cliente y empresa.

Tips para llevar a cabo un buen brand marketing

  1. Lo he escrito antes, pero vale la pena repetirlo: un producto que sea original va a llamar la atención, así que la empresa se tiene que poner a pensar en tres cosas cuando esté pensando en recomendar su producto al público: La necesidad del cliente que el producto cubre, que sea impactante a primera vista para el cliente potencial, porque las primeras impresiones cuentan mucho, por último, que sea lo suficientemente original como para que logre atraer la atención.

 

  1. Debes ser muy claro con respecto a lo que la empresa comunica cuando venden el producto, qué es, el lugar por donde lo venderás; ya sea de forma online o no, como se va a distribuir, pero, sobre todo, que te diferencia del producto de la competencia.

 

  1. Una página web es una gran ayuda hoy en día. Ya que nos encontramos en la era digital, donde literalmente todo está siendo transformado a un ámbito digital. La publicidad online que se puede generar ahora es enorme.

Para la realización de la página web personalmente recomiendo la contratación de un profesional en el tema, y debe ser una página que sea fácil de navegar, pero, también tiene que ser visualmente atractiva. Podemos decir que hay que juzgar a un libro por su portada en estos casos, pero si el contenido de un libro es igual de llamativo y atrapante que su caratula, será un éxito.

  1. Se debe aprovechar al máximo el alcance que es brindado por las redes sociales. Cada vez son más comunes las personas que tienen al menos una cuenta asociada con alguna red social, y también se ha vuelto normal que una persona comparta sus experiencias en estas, por lo que, si una persona ha quedado satisfecha con algún producto de la empresa, es probable que la empresa sea mencionada.

La voz se irá esparciendo, y las personas que no conozcan de la compañía querrán averiguar más porque han visto a alguien feliz con lo que esta persona compró.

  1. Antes que nada, hay que priorizar al cliente. Si la empresa se acerca de manera empática al cliente, se sentirán más familiarizados, más cómodos. Debes de intentar ayudar al comprador, por ejemplo, cuando las cosas suben de precio; en vez de subir también, las compañías podrían lanzar promociones o intentar no variar mucho con el costo del producto (dentro de lo posible, claro está).

La AMA (American Marketing Association) asegura que cuando una marca se interesa por sus clientes, y lo demuestra, su confianza aumentará significativamente, por lo que vale la pena intentar ser un poco más familiares con los compradores.

Cuando se comienza a expandir nuestra compañía, cuanta más gente reconozca nuestra marca, mayores clientes habrán. En determinado momento ya no trabajaremos para la empresa, ella trabajará por nosotros, llamando compradores de manera casi automática, por eso hay que esforzarse desde un principio y brindar la mejor calidad posible, ya que son dos temas que mejoran la eficacia de las ventas.

Share This
×